El presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un, es especialista purgando companeros que no piensan igual a el.
Siguiendo un viejo patron creado por Stalin en los anos 30, solo se trata de ejecutar una obra,
no de crearla. Es relativamente facil.